lunes, 1 de septiembre de 2008

COMO EN EL AYER: "LOS AÑOS DORADOS DEL MERENGUE"

"Frente a una copa de vino, yo me río de mí. Me da una pena tan grande, que me tengo que reír. Al saber que me haz dejado, no te pienses que llore, unas copas he tomado y al espejo me mire. Y me he dicho para mí, y me he dicho para mí, Con este tipo y sin dinero, quien me va a querer a mí". No, no crean que pretendo robar las letras de la canción de Luisito Rey, en la voz de Ray Polanco. Es que realmente me encanta este merengue de los años 80. Eso fue precisamente lo que se vivió este fin de semana en el teatro la fiesta del Hotel Jaragua: "Los años Dorados del merengue Dominicano".

Alberto Bernabé y Domingo Castillo son los responsables de este magnifico espectáculo, que nos hizo vibrar de la alegría, mientras recodábamos esa época dorada de nuestro merengue.
El espectáculo dio inicio a las 11:oo p.m. con la entrada de Dioni Fernandez, Pablo Martines, Charlie Rodrigue, Sandy Reyes y Sergio Vargas, rindiendo un homenaje al que fuera su mentor, con merengues como: Loco, loco, Como es posible, y La mina del amor. Me pareció ver al "Equipo" reunido de nuevo después de casi 15 años de su separación original. Realmente fue sorprendente.

Señores, ni hablar del show que monto Wilfrido Vargas y su hija Alina Vargas. "Tengo un jardín de rosas, hermosa, tengo un jardín de rosas, ahí, tengo un jardín de rosas, claveles". Desde su entrada el público de puso de pie y la algarabía no se hizo esperar. Ya nos hemos acostumbrado a ver a Alina Vargas como parte de la orquesta de Wilfrido Vargas, como si siempre hubiera estado desde sus inicios. La musicalización fue tan buena, que parecía como si estuviéramos ante una grabación, en vez de ser una actuación en vivo. El loco y la luna, como es posible y el jardinero, fueron algunas de las interpretaciones de vargas.


El negrito de Villa, también se la lucio en ecena, con las greñas sin alisar que lo han caracterizado desde hace unos años.
Junto a sus ex compañeros unió su voz en "Loco, loco", como si estuviéramos de nuevo en un show del equipo de Dionis Fernandez.
Chuqui Acosta nos deleito con el merengue que lo hizo popular: " Tan lejos de ".


¿Quien se imaginaria que después de unos cuantos años, volveríamos a ver a Angelito Villalona?
Vimos a un Angelito cantando como nunca: " La chula".
Solo nos falto ver a su hermano Fernando Villalona en escena. Parece que la producción no pudo ponerse de acuerdo con él, porque todos sabemos que Fernandito fue uno de los grandes exponentes del merengue en esa época.

El veterano Ray Polanco, junto a Fenix Ortiz, rindieron un homenaje a aquellos merengueros ausentes físicamente, pero que viven y viviran por siempre en nuestros corazones: Tony Seval, Juanchy Vasquez, Jochy Hernandez, ect.
"Vagabundo, Porque hemos cambiado, El muerto y las locas", fueron algunas de sus interpretaciones, que recibieron los aplausos de los presentes.

Benny Sadel fue otras de las figuras, que hizo su desfile por este espectáculo en honor a los años 80. Aramis Camilo Fue otro de los que se destacó en el show. Aramis revivió los momentos de gloria de su Organización Secreta, entrando con su varita en manos y el motor, acompañado de un cuerpo de bailarines, a media luz.
Este recurso le dio un toque misterioso, al verlo vestido de negro con lentes oscuros, con guantes y sombrero negro y una larga capa que llegaba hasta sus zapatos.
Fausto Rey Llegó con su “Pájaro herido” mientras un homosexual le modelaba, haciendo alusión al merengue.

El cierre del espectáculo estuvo a cargo del caballo mayor, Johnny Ventura, quien pasada las dos de las madrugadas, nos hizo sentir como si acabáramos de llegar al teatro. "Matilda y los hijos de Baní" fueron algunas de sus interpretaciones.

En fin, necesitaría por lo menos una semana de crónica para transmitirles la alegría y la algarabía que se vivió en teatro la fiesta del Hotel jaragua, y aun así, creo que no seria suficiente. Vivan los años 80, vivan LOS AÑOS DORADOS DEL MERENGUE DOMINICANO.

1 comentario:

Majarete dijo...

José Daniel, a mi tambien me gusta la música de los ochentas. Es una joya musical. ¡Que merengues!