viernes, 29 de agosto de 2008

COMO EL QUE NO QUIERE LA COSA



Leyendo la prensa local en la mañana de hoy, me tope con un articulo del periodista Adonis Santiago Díaz, publicado en el matutino diario libre titulado: "Cancelan cabo por cobrar peaje". Para ser franco y directo, tengo que confesar que no pude leer el articulo completo, pues la risa no me dejo terminarlo. Para que tengan una idea de lo que narraba el reportaje, el jefe de la policía, el mayor general Rafael Guillermo Fermín, dio de baja a un cabo de la policía de manera deshonrosa, porque este, cobraba un peaje los dueños de punto de drogas, en el municipio de los alcarrizos.

No vallan a creer que la risa me invadió por la acción en sí del Jefe de la Policía, no, las carcajadas fueron producto del espectáculo o la fachada con que este lo hizo. Por Dios, ¿Quien es tan estúpido para comerse este cuento?. Ese pobre infeliz(al cual no eximo de su responsabilidad, como agente de la jefatura)que cobraba peaje, no se compara en lo mas mínimo con esos generales, coroneles y mayores del cuerpo castrense, que son jefes de bandas de atracadores, drogadictas y asesinos, que tienen en sosobra a muchos de los barrios de esta capital. ¿Cuantos narcotraficantes no son excluidos por algún soborno que le dan a muchos agentes de la policía? Si nos pusiéramos a contarlos nos tomaríamos varios años sin descanso alguno.

Debieron ver, como sucedió esta obra de teatro que presenciaron cientos de moradores de este municipio. Con tijera en mano y una fuerza enérgica, lo tomo por el brazo y rasgo sus prendas de vestir, poniendo al descubierto su vergüenza y deshonestidad. Me gustaría que el mayor general Fermín viniera al sector donde vivo, para que bajaramos junto al sector de Guachupita, para que con una caja de tijeras, le rasgáramos la camisa a todos los policías delicuentes que cobran peaje en esta área.

Pero como vivimos en el país de las maravillas, donde la cuerda siempre se rompe por lo mas bajito, sigamos pa'lante, general Fermín.