miércoles, 24 de febrero de 2010

REMORDIMIENTOS DEL ALMA

“Remordimientos de alma”. Quizás este sea el término que explique los cambios de personalidad que reflejan tristeza y angustia cuando se carece de una conciencia. El remordimiento del alma es un concepto mas profundo, sobrepasa la línea de lo racional y se convierte en un hecho o fenómeno inexplicable desde el punto de vista humano. Implica más que una conciencia afectada (si es que existe alguna conciencia). No es que se intente regresar al pasado en busca de una segunda oportunidad para remediar o evitar el hecho generador de tal estado de situación, si no que es un estado caracterizado por la aceptación de las consecuencias que implicaron el haber actuado de tal o cual forma, y esto es lo que, desde mi punto de vista, lo hace ver como un hecho inexplicable. En un estado de remordimiento rutinario, las respuestas emocionales del cuerpo son producidos o emanados por un factor emocional llamado “conciencia”, pero, ¿Y si se carece de tal factor emocional? ¿Quién dicta las órdenes? En días pasados mi amigo FB por razones que no vienen al caso mencionar, se vio en la obligación de despedir a uno de sus empleados directos, acción que en un principio no resulto tan difícil para él, puesto que desde mi punto de vista es una persona que carece de conciencia. Al enterarse de las dificultades que este individuo paso producto del despido, mi amigo FB empezó a manifestar una serie de cambios emocionales que culminaron con la reposición del individuo al puesto de trabajo. El punto clave de la situación no lo constituyo la acción de reposición, sino, los cambios emocionales sufridos durante el proceso. Es por ello que digo que los remordimientos del alma son más profundos, son mas complicados, más enigmáticos. Es un pesar cuyo origen no esta en nuestra cabeza, sino en nuestro corazón. Es una aceptación de las consecuencias, sin que se quiera remediar el hecho. Es un padecimiento conciente, como si se tratara de una marca de nacimiento que se llevara durante toda nuestra existencia. Es un estado en el que no hay solución, o al menos no se contempla de manera conciente. Lo que me lleva a pensar que a veces es mejor tener conciencia aunque no se quiera, porque al final, y solamente al final se afectara nuestra mente y no nuestra alma.

lunes, 22 de febrero de 2010

GRACIAS POR HABERTE CONOCIDO


Gracias por haberme dejado tocarte, acariciarte, por todo lo que fuiste conmigo. Por haberme dedicado tu sonrisa, la cual no he podido olvidar, aun después de todo. Gracias por haberme dado tanto, por tu tiempo dedicado y tus atenciones, las cuales me hicieron tan feliz, por tu risa y por tu llanto, y por todas tus palabras, de amor. Lamento haberte desilusionado, por no dejar mis fantasmas atrás, por haberme rendido y no continuar hacia delante. Gracias por tus comidas y tus postres, era gracioso verte en la cocina, todo para complacerme. Por tu gentileza y amabilidad. Por haber seguido a mi lado aun después de mis enfados, de mis enojos y mis amarguras. Por todo eso tengo que darte las gracias, por haber estado cerca de mí, y por las miles de cosas que hiciste para agradarme. Gracias, porque nunca me mentiste, porque fuiste una persona honesta y sincera, porque aunque nunca lo exprese, me hiciste muy feliz. Gracias por haber estado junto a mí en mis días de tormento, de aflicción y de desamores del pasado. Por haber compartido conmigo tus secretos, tus virtudes y anhelos. Por haberme hecho parte de tu vida, de tus sueños y metas. Lamento no haber podido ser lo que esperabas que fuera, por haberte desilusionado, por no haberte amado. Y hoy, después de todo, acepto tu partida, triste por no haberte dado las gracias por haberme permitido conocerte