lunes, 27 de junio de 2011

TU ULTIMO RECUERDO


Al escuchar tu voz por última vez sentí un frio inmenso que se apodero de mi espíritu y de mi alma, que me dejo un nudo en la garganta, que me impedía hablarte, decirte lo mucho que te amo, tratar de convencerte de que eres mi vida entera, que no podría vivir sin tu amor, sin tu cariño, sin tu comprensión, y mi aliento de vida se fue desvaneciendo con el eco de tus palabras, y sentí que te llevaste mis sentidos y me fui sumergiendo en mi propia amargura, cayendo en lo más profundo de una densa oscuridad . Por que dejaste que el viento te susurrara al oído las mentiras que tus sentidos insinuaban? Porque dejaste que tus emociones te engañaran, haciéndote creer que no te amaba y que no me preocupaba por ti? Acaso no fue mi amor verdadero y puro para contigo? Porque dejaste que los celos y la desconfianza te hicieran dudar de mi? Porque fue tan difícil percatarte de que eras todo para mí y que yo solo vivía para ti? No te imaginas lo difícil que has sido estos días sin ti, sin poder ver tus ojos, sin poder sujetar tus manos, sin poder acariciar tu pelo. , Recuerdas aquel día que te vi por primera vez? Sabía desde ese mismo instante que eras un ser especial y así resultaste ser para mí. Pese a que me abandonaste cuando más te necesitaba y te llevaste la alegría que había jurado no volver a tener después de que se llevaron mis ganas de seguir adelante en los días de aquel pasado que tú me devolviste el mismo día en que te conocí, quiero que sepas que no me arrepiento de haber compartido mi vida contigo. Quisiera correr a donde estas y poder abrazarte, sujetarte en mis brazos y apretarte fuertemente para que sientas mis latidos, para que veas que soy sincero y que mi corazón se estremece cuando estoy contigo, quisiera poder lloran contigo y desahogar estas penas y angustias que me han hecho prisionero desde el instante en que te fuiste, quisiera poder cerrar mis ojos y llegar hasta ti, tenerte frente a mí y hacer de cuentas que no te has ido y que podemos volver a empezar de nuevo, como el primer día, pero ya estas lejos, te has ocultado de mí y me has desterrado al cruel olvido, y me has dejado sin esperanza, sin vida para seguir, me has dejado solo, sin fuerzas, sin alma, sin espíritu, vacio. Te has ido bien lejos y te has ocultado entre las densas nubes del cielo para que no pueda hallarte, has ocultado tu olor de para que no pueda seguirte. Y al final, después de todo y una vez más, me he quedado solo sin estarlo, Triste y olvidado, resignado a vivir con tus recuerdos porque así lo has decretado. Siempre te recordare por tu ternura, por tus besos cálidos, tus abrazos y tu mirada de inocencia y al mirar hacia el cielo y ver la belleza de las estrellas, la luz de la luna, veré tu rostro siempre. Hasta Siempre mi amor, mi mayor felicidad será que seas feliz con quien decidas volver a empezar y recuerda que realmente, aunque siempre lo dudaste, realmente te ame mucho mi cielo.

jueves, 24 de marzo de 2011

MI CONFESION

Y no pude contenerme al ver tu belleza, tu silueta radiante, la misma que se ha metido en lo más profundo de mi corazón. Te confieso que no pude ocultarlo más y le confesé al viento lo que siento por tí, le susurre al oído que te has convertido en el aire que respiro día tras día, en la motivación que me da aliento y fuerzas para seguir hacia adelante en la vida, y sentí celos al ver como el viento acariciaba tu pelo, para comprobar si eran ciertas mis palabras. Te confieso que no pude callar lo radiante y puro que es tu corazón y se lo confesé a las estrellas, le susurre al oído que al estar contigo me transmites una paz que corre por mis venas como una suave corriente de aire que se apodera mis sentidos, y sentí celos al ver cómo te miraban a través de aquella ventana en la que nos besamos aquella mañana en la que tu olor se quedo grabado en mi mente, sí, sentí celos al ver como las estrellas quedaron deslumbradas y fascinadas al ver tu risa. Te confieso que no pude contenerme y grite al mar que había encontrado mi tesoro escondido en tu mirada, que me tienes cautivado, preso de tu amor, y sentí celos al ver como el mar se agitaba a causa de la belleza de tu boca, la cual excita mis sentidos y me deja sumergido en el deseo de tocarla y besarla. Te confieso que no pude callar lo que siento por ti y grite a las blancas nubes lo orgulloso que me siento de poder compartir mi vida contigo y de ser merecedor de tu compañía, y sentí celos al ver como las nubes se quedaban atónitas al percibir el olor de tu piel, el cual es mal dulce que la miel misma. Te confieso que no pude callarlo y grite al cielo que cuando estoy contigo puedo volar recorrer el camino de mi vida sintiéndome libre, y sentí celos al ver como los cielos tronaban de emoción al ver tu alegría, la cual me llena de satisfacción y me inspira en mis días grises. Lo cierto es que ya no quiero callarlo y no importa si el viento, las estrellas, el mar, las nubes y el mismo cielo me inspiran celos, porque al final tengo la dicha de poder vivir mi vida entera a tu lado.

jueves, 27 de enero de 2011

SUSURRO A MEDIA MAÑANA

Susurro a tu oído que te amo para que esta sea la primera palabra que escuches en la mañana. Para que la dulzura de mis palabras se queden grabadas en tu mente, para que recuerdes constantemente que en este mundo existe alguien que te ama y daría la vida por ti. Y no es que sea manía mía, es que me encanta acercarme a tu oído y con una dulce voz decirte cuanto significas para mí, porque lo siento, porque me nace de lo más profundo de mi corazón. Tampoco es que sienta que dormir contigo toda la noche no es suficiente, es que al momento de marcharme quisiera que mi presencia se quedara acostada junto a ti, abrazándote, acariciándote, mimándote. ¿Y si el sol entra por la ventana y te despierta y no recuerdas nada? Entonces me sentiré feliz porque pude Susurrarte al oído lo mucho que te amo, porque sé que mientras duermes me escuchas, se que mientras te adentras en esos minutos a media mañana, tus oídos están siempre prestos a escuchar mis dulces palabras, y aunque a veces dejamos que nuestros recuerdos vuelen lejos, pediré al viento que los regrese a ti, pera que al final puedas recordar que en cada mañana que pasamos juntos, te susurro al oído lo mucho que te amo.

miércoles, 26 de enero de 2011

ME RINDO ANTE TI

Me rindo a tus pies porque te has convertido en un todo para mí. Eres el aliento de vida que me mantiene activo y me impulsa a vivir. Me rindo ante ti, porque descubrí que los días sin ti no son días, no tienen rumbo y se pierden en el olvido. Me rindo ante ti porque sufrí de locura, olvide quien era y de donde venia, en los días en que ocultaste tu bella sonrisa, y me confinaste al cruel destierro de la insufrible agonía, la cual se posaba en mis hombros y me recordaba en cada momento lo torpe que fui, al creer que podía seguir viviendo sin ti. Me rindo ante ti porque te has convertido en todo lo que un día soñé ser para ti, me rindo ante ti porque me transportas al paraíso, porque cuando estoy a tu lado siento como recorro el vasto cielo, montado en las nubes blancas que adornan el vacio de la nebulosa. Me rindo ante ti porque te amo, te amo más de lo que soñé amar a alguien, te amo más de lo que las olas han llegado a amar al mar, más de lo que pudieras imaginarte. Me rindo ante ti porque después de estos días de sufrimiento me di cuenta que sin ti ya no soy nadie. Me rindo ante ti porque al besarte sentí como me devolvías mis sueños, mis fantasías, mi alma. Estoy preso de tu amor. Sin una cura ni remedio para esta dependencia que me une de manera latente a tu cuerpo, a tu sonrisa, a tus besos, a tus caricias, a tus deseos. No me lastimes porque soy sentimental, soy vulnerable a tus gestos, tus deseos son mi prioridad y he llegado a amarte más que a mí mismo. Estoy preso de tu amor, porque me has hipnotizado con tus melodías, cual pescador recorre las aguas del mar detrás de la sirena que lo conduce con su sonrisa y sus encantos. Me convertí en un adicto de tu cariño, por favor nunca me lo niegues, o mis días se volverían grises y amargos, sin color y sin sentido. Me rindo ante ti y no lo digo con pesar porque al final, después de todo, al estar entre tus brazos, me di cuenta que adoro rendirme ante ti.

martes, 11 de enero de 2011

AMANECERES INTERMINABLES

Quién iba a imaginar que en esos momentos tristes y amargos de mi vida, pudiera ver pasar toda mi vida frente a mí, verme a mí mismo contemplar como mis ojos se cierran con el peso de mis lágrimas en estos amaneceres. Como si mi frágil corazón se negara a aceptar el cruel destino que me fue asignado. Hasta el cálido viento escondió su sonrisa, mostrándome su lado triste y moribundo. Quién iba a imaginar que el sol incauto me obsequiaría sus radiantes y primogénitos rayos en medio de mi agonía y mis tristezas. Quién iba a imaginar que el mar me dejaría pisar su suelo desierto, caminar entre rocas y saltar al vacío de sus olas cubiertas por un velo negro que resalta sus frías y agonizantes encrucijadas. Quién iba a imaginar que la niebla fría caería sobre mis hombros en forma de ceniza, mostrándome cual verdugo suele imponerse sobre los débiles y frágiles mártires, dejando huellas en mi rostro, las cuales perduran y se aferran a mi triste vida. Quién iba a imaginar que al amanecer me perdería entre pardas nubes en la selva umbría, de esos pantanos sin luz donde la lluvia se abre paso por el camino de la procesión triunfal de los sauces con extraño brío. Entonces caigo en el espiral de mi existencia, pensando en lo más sublime de mis temores, tratando de ser escuchado en medio de aquellas voces que las sombras conjuran en medio de las penumbras, aquellas que los jinetes segadores de aspiraciones cortan en el filo de la vida. Quién iba a imaginar que saber lo infinito implicaba convivir con aquello que abruma con el mar de la soledad,obligándome a tocar con mis manos, la frialdad de sus aguas turbias. He perdido la noción del tiempo y todo parece abstracto, confundido por la corriente de aire imaginaria que se cruza entre la línea de mis emociones y la burda realidad que choca contra mi rostro en mis amaneceres triviales. Entre lágrimas y risas, entre amaneceres y mis amaneceres interminables, al final, pediré a Dios vestirme de paciencia y sabiduría, vestirme de luces en mis amaneceres quejumbrosos, porque, pese a mi lenta agonía, puedo ver las olas del mar y los cálidos rayos que me dan la bienvenida día tras día en cada amanecer interminable.